area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

Aleación de platino, cobre y níquel impulsa a la biomedicina

Aleación amorfa de metales sería usada en implantes inteligentes.

Un grupo de investigadores de la Ecole Polytechnique Federale de Lausanne, Suiza, utilizaron una aleación de metales amorfa, compuesta de platino, cobre, níquel y fósforo a fin de crear electrodos para fibras plásticas.





El metal amorfo es generalmente una aleación en lugar de un metal puro. Las aleaciones contienen átomos de tamaños significativamente diferentes, lo que lleva a un volumen libre bajo (y, por lo tanto, a una magnitud de mayor viscosidad que otros metales y aleaciones) en estado fundido.


De esta manera, los investigadores esperan poder usar el producto en dispositivos biomédicos, que podrían derivar en implantes inteligentes.


“Nuestro vidrio metálico es parte de una nueva categoría de metales con una estructura amorfa”, señala Inès Richard, investigadora del proyecto. Asimismo, contó que una vez que la aleación de platino, cobre y demás minerales se calienta a una temperatura determinada, “se vuelve viscosa”; mientras que, un tiempo después, adquiere una forma “cristalina y sólida”.


Además, aún en su estado viscoso, la aleación puede alcanzar un tamaño nanométrico y uniforme, que se expande por toda la fibra.


De esa forma, la aleación de platino, cobre, níquel y fósforo representa un paso adelante con respecto a los metales cristalinos usados normalmente para estos fines. Porque, al estirarlos en su estado líquido podrían romperse en gotas si llegan a tener diámetros muy pequeños.



Sin embargo, con la nueva aleación amorfa se puede crear una fibra conductora eléctrica de solo 40 nanómetros de grosor. Casi 50 veces más pequeña que el tamaño promedio de una fibra de electrodo normal.


Por ahora, los investigadores de este proyecto, en conjunto con otros colaboradores, desarrollaron un método para integrar los electrodos de la aleación de platino y demás, en implantes crónicos. De esa forma, en pruebas con ratones de laboratorio, lograron enviar impulsos directamente a sus cerebros, causando movimiento en las fibras.


Así, se demuestra el gran potencial que tiene este material en el campo biomédico.



Fuente: camiper



272 visualizaciones