area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

Como Aplicar una Imprimación Antioxidante para Hierro

Si queremos evitar que las estructuras metálicas, u otros elementos fabricados en materiales ferrosos, presenten signos de oxidación con el paso del tiempo y las inclemencias climatológicas, debemos procurar proporcionar una imprimación adecuada sobre ellos.

En el mercado podemos encontrarnos varios tipos de imprimaciones antioxidantes para el metal. Aquí te vamos a indicar algunas de ellas y de que manera se deben aplicar.


Antes de empezar debemos de limpiar la suciedad y grasas que la estructura u objeto que vayamos a pintar puedan presentar, cuando se trata de metales nuevos. Lo más indicado es hacerlo con un simple Disolvente Universal, el cual conseguirá que el metal quede limpio, libre de grasas y listo para que le apliquemos la imprimación antioxidante. El disolvente también eliminará la oxidación superficial que se haya podido crear.


Cuando la estructura va a estar en exterior y la oxidación es el principal problema a evitar, lo que debemos de hacer es aplicar sobre la estructura una imprimación que proteja adecuadamente. Nosotros recomendamos el Minio de Plomo, ya que esta imprimación ofrece una protección y resistencia en exterior capaz de soportar climas húmedos durante mucho tiempo. También se puede aplicar una imprimación que sea al agua, como nuestra Imprimación Multiusos. El único inconveniente que tienen el minio o la imprimación multiusos es que, una vez seco el soporte, deberemos pintar encima de él con algún esmalte para exterior que sea adecuado, como nuestro Esmalte para Metales de Interior y Exterior con Poliuretano. La ventaja de este esmalte es que ofrece una amplia gama de colores para aplicar sobre la estructura y que, al ser aplicado sobre la imprimación, garantiza un resultado óptimo y duradero.

Si no queremos aplicar minio, tenemos también la opción de aplicar un esmalte directo que sirva al mismo tiempo como imprimación y como pintura de acabado. Esta pintura es el Esmalte Efecto Forja Antioxidante. Un esmalte de una resistencia en exterior fuera de toda duda. El único inconveniente de este esmalte es que su gama de colores es mucho más limitada.


También es posible aplicar una adecuada protección contra el óxido aplicando alguna pintura galvanizada. Esta pintura está especialmente hecha para proteger de la corrosión y pintar materiales zincados como verjas, tuberías, depósitos, canalones, soldaduras, etcétera. Una forma cómoda y sencilla de aplicar esta pintura es hacerlo con un Spray de Galvanizado en Frío.


Cuando las superficies que queremos pintar están muy afectadas por el óxido lo mejor es aplicar un producto que corte la oxidación de forma inmediata. Un muy buen producto para ello es el Neutralizador de Óxido, un producto líquido y opaco que actúa como neutralizante del proceso de corrosión y que transforma las superficies oxidadas dándolas un color negro y dejándolas listas para ser pintadas encima. En este producto nos encontramos con el mismo inconveniente que en las imprimaciones, hay que aplicar encima un esmalte de acabado que sea adecuado, sólo que además el neutralizador de óxido no es una pintura de imprimación por lo cual el pintado posterior es imprescindible para que el metal quede adecuadamente protegido.


Si lo que necesitamos es una imprimación para grandes estructuras metálicas, tipo naves industriales o talleres de trabajo, lo mejor es aplicar una Imprimación Antioxidante reforzada con Fosfato de Zinc. Esta imprimación es una pintura antioxidante para hierro especialmente pensada para aplicar sobre superficies de acero en que se requiera un secado rápido. Esta pintura es idónea para aplicar como imprimación base del sistema de protección pasiva contra el fuego realizado con la Pintura Intumescente contra incendios.

Fuente: bricotex


898 visualizaciones