area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

Cómo limpiar el hierro correctamente

Muchas veces nos olvidamos de un elemento fundamental de nuestras casas: las rejas de hierro. Y es que aunque no las veamos a diario, es un elemento del hogar que sufre las condiciones externas. Por su textura ligeramente áspera, el hierro forjado puede atrapar y mantener más polvo y suciedad, e inevitablemente se oxidará. Es importante limpiar y cuidar con frecuencia el hierro forjado para conservarlo y hacer que siempre luzca de lo mejor. Ese es el motivo por el cual hemos decidido mostrarte cómo limpiar el hierro y que quede impoluto.

Cómo limpiar el hierro correctamente paso a paso

Hablamos de las rejas en concreto, pero puede ser verjas o cualquier otra superficie de hierro. Con estos trucos, el hierro de tu hogar volverá a recuperar su estado inicial, luciendo como el primer día. Su mantenimiento no es complicado, solo hay que ser constante y acordarse de limpiarlo de forma periódica.

  1. Elimina la suciedad más externa. Es lo más fácil de quitar y para ello, utilizaremos un trapo humedecido con agua. Se pasa por toda la superficie de hierro aclarándolo las veces que sea necesario.

  2. Se cambiará el agua las veces que haga falta, para limpiar siempre con agua clara. Añadimos en este punto un poco de detergente para eliminar la suciedad más incrustada. Utilizamos un cepillo con cerdas duras, que iremos mojando en la mezcla para frotar bien la superficie de hierro.

  3. Por último, para aclarar la reja, emplearemos agua para quitar los restos de detergente. Ya solo hay que dejar que se seque al aire y estará listo el trabajo.


Truco para limpiar superficies de hierro

Los objetos de hierro esmaltado se limpian con una mezcla de agua y lejía, frotando con una esponja dura y nunca con un estropajo metálico que podría arañarlos.

También, puedes añadir un poco de vinagre al truco visto anteriormente.


Quitar manchas de óxido del hierro

Para eliminar las manchas de óxido de los objetos de hierro pequeños, déjalos en remojo durante unas horas en un barreño con gasolina o petróleo. Si se trata de una superficie grande, como una puerta o una verja, empapa en petróleo un cepillo y frota las partes oxidadas.


Las sartenes de hierro, una vez lavadas y para evitar que se oxiden, deben secarse muy bien y frotarse con un poco de aceite vegetal. Para eliminar el óxido frota con una mezcla de zumo de limón y agua.


Muchos muebles de exterior son de hierro. Elimina el óxido y dales dos o tres manos de pintura especial para exterior. Así evitas que vuelvan a oxidarse.

Fuente: limpiezasexpress


289 visualizaciones