area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

¿Cuál es la diferencia entre recocido y temple?

La diferencia entre recocido y revenido se reduce a cómo se trata. El recocido implica calentar el acero a una temperatura específica y luego enfriarlo a una velocidad muy lenta y controlada, mientras que el templado implica calentar el metal a una temperatura precisa por debajo del punto crítico, y a menudo se realiza en aire, vacío o atmósferas inertes.

Tratamientos Térmicos

Los tratamientos térmicos se utilizan para alterar las propiedades físicas y mecánicas del metal sin cambiar su forma. Son procesos esenciales en la fabricación de metales que aumentan las características deseables del metal, al tiempo que permiten que tenga lugar un procesamiento posterior.

Varios procesos de tratamiento térmico implican un calentamiento y enfriamiento cuidadosamente controlados del metal. El acero, por ejemplo, se trata comúnmente con calor para su uso en una variedad de aplicaciones comerciales.

Los objetivos comunes del tratamiento térmico son:

  • Aumentar la fuerza

  • Aumentar la dureza

  • Mejora la tenacidad

  • Mejorar el mecanizado

  • Mejorar la conformabilidad

  • Aumentar la ductilidad

  • Mejorar la elasticidad

La etapa de enfriamiento tiene diferentes efectos según el metal y el proceso. Cuando el acero se enfría rápidamente, se endurece, mientras que la etapa de enfriamiento rápido del recocido en solución ablandará el aluminio .

Si bien existen muchos tipos de tratamiento térmico, dos tipos importantes son el recocido y el revenido.


Recocido

El recocido implica calentar el acero a una temperatura específica y luego enfriarlo a una velocidad muy lenta y controlada.

El recocido se usa comúnmente para:

  • Ablandar un metal para trabajar en frío

  • Mejorar la maquinabilidad

  • Mejora la conductividad eléctrica

El recocido también restaura la ductilidad . Durante el trabajo en frío, el metal puede endurecerse hasta el punto de que cualquier trabajo adicional resulte en grietas. Al recocer el metal de antemano, se puede trabajar en frío sin riesgo de agrietamiento, ya que el recocido libera las tensiones mecánicas producidas durante el mecanizado o el rectificado.

El recocido se utiliza para el acero, sin embargo, otros metales, como el cobre , el aluminio y el latón, pueden someterse a un proceso llamado recocido en solución.


Los hornos grandes se utilizan para el recocido de acero. El interior del horno debe ser lo suficientemente grande para permitir que el aire circule alrededor del metal. Para piezas grandes, se utilizan hornos transportadores a gas, mientras que los hornos con fondo de cabina son más prácticos para piezas de metal más pequeñas.


Durante el proceso de recocido, el metal se calienta a una temperatura específica donde puede ocurrir la recristalización . En esta etapa, se reparan los defectos causados ​​por la deformación del metal. El metal se mantiene a esa temperatura durante un período fijo y luego se enfría a temperatura ambiente.


El proceso de enfriamiento debe realizarse muy lentamente para producir una microestructura refinada, maximizando así la suavidad. Esto se hace a menudo sumergiendo el acero caliente en arena, cenizas u otras sustancias con baja conductividad térmica, o apagando el horno y dejando que el acero se enfríe con el horno.

Templado

El revenido se utiliza para aumentar la tenacidad de las aleaciones de hierro, en particular el acero. El acero sin templar es muy duro pero demasiado frágil para la mayoría de las aplicaciones. El revenido se realiza comúnmente después del endurecimiento para reducir el exceso de dureza.

El templado se usa para alterar:

  • Dureza

  • Ductilidad

  • Tenacidad

  • Fuerza

  • Estabilidad estructural

El templado implica calentar el metal a una temperatura precisa por debajo del punto crítico y, a menudo, se realiza en aire, vacío o atmósferas inertes.

La temperatura se ajusta dependiendo de la cantidad de dureza que deba reducirse. Si bien varía según el tipo de metal, generalmente, las temperaturas bajas reducirán la fragilidad mientras mantienen la mayor parte de la dureza, mientras que las temperaturas más altas reducen la dureza, lo que aumenta la elasticidad y plasticidad, pero hace que se pierda algo de fluencia y resistencia a la tracción.


Es fundamental calentar el metal gradualmente para evitar que el acero se agriete. Luego, el metal se mantiene a esta temperatura durante un período fijo. Una pauta aproximada es una hora por pulgada de espesor. Durante este tiempo se alivian las tensiones internas en el metal. Luego, el metal se enfría en aire en calma.


1515 visualizaciones