area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

El hombre robot del que nadie quiere hablar

En el año 1964, un grupo de ingenieros estaban trabajando en una especie que podía hacer sonidos y moverse, y tenían paneles parecidos a los humanos. Sus ingenieros eran realmente avanzados. Pero por mucho que mejoren en capacidades y puedan hasta hacer acrobacias, siguen careciendo de una funcionalidad básica: empatía. Sus movimientos robóticos (literal y metafóricamente) hacen que sea complicado empatizar con ellos o dejarse engañar para creer que son humanos.

Hombre de las cavernas automatizado de Disney (enero de 1964)

Disney está trabajando en cambiar eso, su último animatronic puede imitar movimientos faciales con pequeños y simples detalles como parpadear. Eso sí, la carencia de "piel" hace que todo sea muy extraño. El nuevo robot de Disney Research es desde luego toda una hazaña en el sector robótico. Ha sido creado por el departamento de investigación de Disney junto a la Universidad de de Illinois, Urbana-Champaign y el Instituto de Tecnología de California. Tiene un propósito principal: hacer más natural la mirada hacia los humanos.

El nuevo robot de Disney Research es desde luego toda una hazaña en el sector robótico. Ha sido creado por el departamento de investigación de Disney junto a la Universidad de de Illinois, Urbana-Champaign y el Instituto de Tecnología de California. Tiene un propósito principal: hacer más natural la mirada hacia los humanos.


La complejidad de aparentar ser un humano

Esencialmente lo que buscaba Disney con este animatronic es hacer que las miradas de un robot no sean tan inquietantes y ausentes de vida. Quizás que el robot tuviese una piel artificial ayudaría, pero desde luego podemos ver grandes avances sólo con el resto de los componentes de su cabeza.

El robot imita los movimientos faciales humanos tan sutiles como el parpadeo o el balanceo de la cabeza. Gracias a un sensor en el pecho puede enterarse de cuándo hay una persona frente a él y cambiar sus movimientos acorde a ello para simular ser un humano. Según Disney, la mirada es una señal esencial en la percepción de los humanos sobre con quien interactúan.

Con la capacidad de reaccionar con movimientos faciales a los humanos en un entorno real el robot es capaz de empatizar mejor con ellos. En este caso aún no podemos apreciar expresiones faciales completas al carecer de piel, pero desde luego sus ojos parpadeando o el movimiento simulando la respiración son unos avances importantes.


¿Y por qué Disney está precisamente desarrollando estos robots?

Por su gran utilidad en los parques de atracciones de la compañía o en la producción de películas y series. Previamente vimos algún que otro robot de Disney Research haciendo espectaculares acrobacias. También se han asociado con otras empresas para crear por ejemplo delfines robots que simulan de una forma increíble a los reales.


Fuente: xataka


362 visualizaciones