area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

Flotación de minerales

La flotación de minerales es un proceso que se utiliza para separar minerales, suspendidos en líquidos, uniéndolos a burbujas de gas para proporcionar una levitación selectiva de las partículas sólidas. Es el proceso más utilizado para la separación de minerales químicamente similares y para concentrar minerales para una fundición económica. La flotación es un proceso selectivo y se puede utilizar para lograr la separación de minerales complejos como plomo-zinc, cobre-zinc, etc.

Desarrollado inicialmente para tratar los sulfuros de cobre, plomo y zinc, el campo de la flotación ahora se ha expandido para incluir óxidos, como hematita y casiterita, minerales oxidados, como malaquita y cerusita, y minerales no metálicos, como fluorita, fosfatos y carbón fino.


El método de concentración por flotación, utilizado ampliamente para otros minerales metálicos, sólo se ha utilizado recientemente para los minerales de hierro hematites. Puede aplicarse como proceso de concentración único o como etapa de concentración final para garantizar un producto de alta calidad.


En el proceso de flotación, se burbujea aire a través de una suspensión de mineral de hierro fino en agua a la que se añade una pequeña cantidad de reactivo de flotación. Este reactivo modifica la superficie del óxido de hierro o del componente principal de la ganga, normalmente sílice, por lo que que estas partículas se adhieren a las burbujas de aire y se transportan a la superficie, donde se eliminan en forma de espuma.


La flotación de minerales de hierro se puede realizar de dos formas, "directa" o "inversa". En el primero, el óxido de hierro flota. Los reactivos aniónicos, como los sulfonatos de petróleo o los ácidos grasos, son los más utilizados. Estructuralmente, estos reactivos tienen "cabezas" iónicas cargadas negativamente unidas a "colas" orgánicas de cadena larga. La adsorción de estas sustancias en las superficies de las partículas minerales que contienen hierro hace que floten con burbujas de aire.


Por el contrario, es posible hacer flotar la roca estéril (principalmente sílice) con reactivos catiónicos (cabezas cargadas positivamente) si la basicidad se mantiene alta (pH 11-12) y se agregan otros depresores orgánicos, como almidón o polímeros orgánicos sintéticos, para prevenir el óxido de hierro de flotar. Esto se conoce comúnmente como flotación 'inversa'.



Normalmente, la sílice se hace flotar utilizando una amina como reactivo de flotación. Pero la flotación "inversa" usando colectores aniónicos también es aplicable a minerales de roca activados (por ejemplo, activación C2 + de sílice) por lo que los minerales que contienen hierro se deprimen. Se ha dedicado mucho esfuerzo a desarrollar procesos de flotación para el tratamiento de minerales de hierro, particularmente de variedades de hematita de grano fino, pero solo hay unas pocas plantas que emplean la flotación a escala comercial para el procesamiento de minerales de hierro. La más conocida es la mina Tilden de Michigan, donde se utiliza la flotación de amina además de la floculación selectiva y el deslimado. Pero considerando el escenario actual, los desarrollos recientes, como la tecnología de flotación por columna, debería ser posible extender la aplicación de la técnica de flotación a la concentración de grandes reservas de minerales finos y de baja ley.


Fuente: core


1111 visualizaciones