top of page

AREA ACADEMICA DE METALURGIA

250472000_4511973448917687_7813699944648360438_n.png

La maldición de la tumba de Tutankamon: ¿qué se sabe del faráon 100 años después?

Hace exactamente un siglo, el británico Howard Carter realizó uno de los descubrimientos más importantes de la arqueología del siglo XX. financiado por el aristócrata Lord Carnarvon, logró localizar esta tumba después de años de investigación en el Valle de los Reyes en Luxor, la necrópolis de los faraones.

AQUI EL VIDEO

A pesar del gran descubrimiento, la tumba de Tutankamon saltó a la fama por su 'maldición'. Sir Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes, escribió sobre las muertes extrañas de casi todos los que entraron a la tumba.


La maldición que comentaba Conan Doyle se cumplía a rajatabla. Entre noviembre de 1922 y1928, dieciséis personas que entraron en la tumba murieron. El escritor inglés había reparado que en la propia inscripción en arcilla que decía: "La muerte golpeará con su bieldo a aquel que turbe el reposo del faraón". El bieldo era un instrumento de labranza de tres o cuatro puntas, si se golpeaba a alguien con ellas, se clavaban y podían matar. De ahí el posible origen de la maldición.

¿Quién fue Tutantakamon?

Tutankamon era hijo de Akenathon, el hombre que había intentado instaurar el monoteísmo en el Egipto del Siglo XIV antes de Cristo. Accedió al trono con ocho o nueve años. Gracias a los estudios desarrollados sobre su momia se conoció que sufría una deformidad en su pie izquierdo. También padecía escoliosis y se había infectado de malaria. Falleció a los 18 años.


En su tumba se hallaron cofres, tronos, altares y divanes, hasta sumar cerca de cinco mil objetos. Todos se mantenían de manera intacta, solo desgastados por el paso del tiempo.

¿Cuántas personas murieron por la maldición?

Dieciséis personas que entraron en la tumba de Tutankamon murieron en los años siguientes. El primero de ellos fue Lord Carnarvon, mecenas de Carter. Murió por la picadura infectada de un mosquito cinco meses después del hallazgo. Se llegó a decir que en la momia de Tutankamon tenía una picadura en el mismo lugar que Carnarvon.


Otras dos personas enfermaron en Egipto tras presenciar la apertura de la tumba, muriendo poco después. El encargado de radiografiar a la momia murió tras su vuelta de El Cairo. Infartos y enfermedades inusuales, que los médicos no podían explicar, se sucedieron entre los que llegaron a entrar en la tumba.


La maldición incluso se cobró una víctima que nunca había estado siquiera cerca de la momia. Carter le regaló a su amigo Sir Bruce Ingram varios objetos procedentes de la tumba. Pocos días después, su casa se incendió.

Howard Carter murió en 1939 en la soledad de su apartamento de Londres. El arqueólogo se sentía orgulloso de su descubrimiento. Aunque maldecía a Arthur Conan Doyle por predecir la maldición que destacó sobre todo lo demás.


63 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page