top of page
area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

La triste historia del sastre que quiso volar desde la torre Eiffel (VIDEO)

Franz Reichelt. Era un sastre de día e inventor de noche. Obsesionado con los aviones, inventó un saco que hacía de paracaídas. Probó su invento con muñecos y aunque sus amigos intentaron disuadirlo un día se tiró del nivel más bajo de la Torre Eiffel. No hubo segundo intento.

Este reputado sastre estaba convencido de que había inventado un traje especial con el que era posible volar como si fuera un ave más. Por ello, la mañana del 4 de febrero de 1912, Franz Reichet reunió a diferentes amigos y personalidades de la época frente a la parisina torre Eiffel para mostrar al mundo su invento y grabar el evento para su posterior difusión internacional.

AQUI EL VIDEO

El sastre había estudiado los diseños originales de Leonardo da Vinci para su creación, una especie de paracaídas inspirado en un murciélago. No era el primer invento similar, ya que un año antes, el italiano Joseph Pino había estrenado con éxito un paracaídas para pilotos de aviación.


Aunque las primeras pruebas del traje no fueron satisfactorias, Franz creía firmemente en su diseño y decidió probarlo él mismo en lugar de usar muñecos como había hecho anteriormente. De hecho, atribuyó este fracaso a que el muñeco no podía extender los brazos como lo haría un humano. Y es que el sastre estaba totalmente convencido de que podría superar las leyes de la gravedad, a pesar de que no había contado con ningún asesoramiento técnico para su traje.

A pesar de que inicialmente no tenía el permiso de los cuidadores de la Torre Eiffel, el sastre logró subirse a la famosa torre con la ayuda de dos colaboradores que, hasta el último momento, le pidieron que no lo hiciera. Pero la obsesión y el convencimiento de Franz iban mucho más allá así que, finalmente, saltó al vacío convencido de que su traje le amortiguaría en la caída. Pero no funcionó y el sastre murió de forma instantánea.


Dos cámaras grabaron el instante de la caída (un montaje multicámara que suponía todo un lujo en aquella época), quedando ese vídeo guardado para la posteridad. Puedes verlo a continuación:



21.710 visualizaciones
bottom of page