area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

¿Los Aceros Inoxidables Son Magnéticos O No Magnéticos?

¿Los aceros inoxidables son magnéticos o no magnéticos? Este tema del magnetismo, ¿tiene influencia en la resistencia a la corrosión del acero inoxidable? ¿Existen aplicaciones en las que el magnetismo es un problema?


El acero inoxidable es una aleación de hierro compuesta de al menos un 10.5% de cromo. Sus aleaciones se crean a partir la mezcla de varios metales para mejorar así su resistencia a la corrosión. Dependiendo de estas adiciones, la fuerza y resistencia del metal variará.


¿Los aceros inoxidables son magnéticos?

Es común que las personas digan que los aceros inoxidables no son magnéticos. Sin embargo, la verdad es que existen tanto aceros inoxidables magnéticos como no magnéticos.

Por ejemplo, los aceros inoxidables ferríticos (el 430), martensíticos (el 420) y dúplex (el más conocido es el 22-05) son magnéticos. Por otro lado, entre los no magnéticos, se pueden encontrar los austeníticos (como el 304). Pero esta última afirmación, como veremos, tiene que ser vista con un poco más de profundidad.


¿Los aceros inoxidables magnéticos se oxidan con más facilidad?

No. No hay una correlación entre el magnetismo y la resistencia a la corrosión en las aplicaciones en las que normalmente usamos a los aceros inoxidables. El ferrítico 444 y varios aceros inoxidables dúplex pueden, en varios medios y en diversas situaciones, ser más resistentes a la corrosión que muchos austeníticos.



¿El inoxidable 304 y los otros inoxidables austeníticos pueden ser magnéticos?

Cuando los aceros inoxidables de la serie 300 son sometidos a procesos de deformación, sufren una transformación parcial de la austenita en martensita, que es magnética.

Esta transformación, por ejemplo, se puede observar en los lavabos de inoxidable 304. En el fondo de los mismos, donde el material prácticamente no fue estirado, no hay magnetismo. Pero con un imán se puede detectar fácilmente la presencia de martensita en las partes laterales que sí fueron estiradas.

También podemos verificar con un imán que los bordes de las chapas hechas de acero inoxidable 304 también son magnéticos. La deformación provocada por el corte también transforma la austenita en martensita.

Por último, en los inoxidables austeníticos con acabado TR, endurecidos por laminación, también se puede sentir magnetismo.


Sin considerar los bordes cortados o las regiones deformadas en distintos procesos, ¿el acero inoxidable 304 es totalmente no magnético?

Aunque no lo detectemos con el imán, el 304 siempre será un poco magnético. Lo mismo ocurre con los otros aceros de la familia de austeníticos.

La estructura austenítica no es magnética y se tendría que esperar una permeabilidad magnética igual a la unidad, como la del vacío. No obstante, en la práctica esto no ocurre y la permeabilidad magnética de los inoxidables austeníticos varía entre 1,05 y 1,10.

Esto ocurre debido a que, en su proceso de fabricación, el 304 y los otros austeníticos tienen siempre un poco de ferrita o de martensita.

Fuente: jnaceros


1870 visualizaciones