area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

¿Por qué cuando se calienta un metal, éste cambia de color?

¿Por qué los metales cambian de color al calentarlos? Todas las cosas emiten fotones (“partículas de luz”) a diferentes longitudes de onda. Algunas longitudes de onda no las vemos (como los rayos X, la luz ultravioleta o las ondas de radio), pero otras sí (los colores). Cuando se calienta un metal, se proporciona energía a sus átomos y esto hace que el metal emita fotones con longitudes de onda distintas desde infrarrojo (que no vemos), luego a rojo, si calentamos más se volverá amarillo, si calentamos mucho más azul. Por eso el metal va cambiando de color según cuánto lo calentemos.


Ahora, no solo le pasa a los metales como las barras del horno de casa. Ocurre con cualquier cuerpo, sea un humano o una estrella. Los cuerpos emiten radiación de acuerdo a su temperatura, y esa radiación se distribuye de cierta manera a lo largo del espectro electromagnético. Es lo que se conoce como “radiación de cuerpo negro”. Así, por ejemplo, nosotros, que estamos a unos 36.5 ºC, brillamos sobre todo en el infrarrojo, pero nada en la luz visible. Cuanto más caliente está la superficie de un objeto, más brilla en longitudes de onda más cortas. Por eso el metal brilla en el visible al calentarse: antes de calentarse brillaba sobre todo en el infrarrojo, que nosotros no podemos ver. Al calentarlo, pasa a brillar primero en el rojo, si lo calentamos más se desplaza hacia el azul… Y con las estrellas pasa exactamente igual: ¡así es justamente como le tomamos la temperatura a las estrellas, observando cómo brillan a diferentes longitudes de onda! Así sabemos que la superficie de las estrellas más rojas es fría (~3500 ºC), y la de las azules es muy caliente (~20.000 o 30.000 ºC).




501 visualizaciones