top of page

AREA ACADEMICA DE METALURGIA

250472000_4511973448917687_7813699944648360438_n.png

Se acerca una crisis mundial de la Arena ¿Cuáles son las alternativas?

Aunque es difícil imaginar una escasez de arena, su consumo se ha triplicado en 60 años y en muchos países. Cada año se utilizan 50.000 millones de toneladas de arena en el mundo, con un valor estimado de 70.000 millones de dólares. Su extracción está empezando a tener un impacto muy perjudicial. Esta materia prima no es ilimitada ni renovable, razón por la cual su explotación se ha convertido en un problema medioambiental y económico mundial. ¿Cuáles son las posibles alternativas a la arena? ¿Qué se puede hacer para que las empresas del sector de la construcción no se queden sin solución ante la escasez?

AQUI UN VIDEO

La arena está en todas partes. Este recurso natural, el más explotado después del agua, se utiliza en la composición de un número impresionante de materiales esenciales para nuestra vida cotidiana. Es uno de los principales componentes del vidrio, de los materiales informáticos (ordenadores, tablets, smartphones), del plásticos, de los paneles solares, etc. En el sector de la construcción, la arena también es omnipresente. Se utiliza en la composición del hormigón y del mortero, pero también en muchas actividades como el arenado o el drenaje de campos deportivos, por ejemplo.

La sobreexplotación de la arena podría convertirse en un desastre

En dos décadas, el consumo mundial de arena se ha triplicado hasta alcanzar los 50.000 millones de toneladas anuales, es decir, unos 17 kilogramos por persona y día, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Hoy en día, se consume más rápido de lo que se sustituye, ya que los procesos geológicos tardan cientos de miles de años. La demanda se dispara, mientras que la oferta disminuye.

La comunidad científica considera que hemos llegado a un punto en el que la tasa de extracción supera a la de renovación.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

Con una población mundial que se ha triplicado en 60 años y una rápida urbanización, la demanda de viviendas e infraestructuras ha aumentado considerablemente, acompañada de una sobreexplotación de la arena.

En la actualidad, dos tercios de los edificios son de hormigón, mientras que dos tercios de la masa total del hormigón son de arena.


Se preve que este fenómeno empeore debido al aumento de más de 1.900 millones de habitantes en todo el mundo de aquí a 2050.


Los innumerables proyectos inmobiliarios y la recuperación de terrenos han hecho que la demanda se dispare. Por ejemplo, se necesitan 30.000 toneladas de arena para construir un kilómetro de carretera, y 200 toneladas para una casa unifamiliar.

Algunos países son especialmente aficionados a la arena:


Dubai, que ha experimentado una de las mayores expansiones de las últimas décadas, importa de Australia arena por un valor de 5.000 millones de dólares al año para seguir desarrollando sus proyectos inmobiliarios. Para construir el Burj Khalifa se importaron 45.700 toneladas de arena.


China utiliza el 60% de la arena extraída cada año para sus construcciones. De 2016 a 2020, consumió tanta arena como Estados Unidos en un siglo.

Singapur ha conseguido aumentar su superficie en un 20% en 40 años, sobre todo ganando terreno al mar, gracias a la importación de casi 517 millones de toneladas de arena.

Dramáticas consecuencias para el medio ambiente

Con el aumento de los proyectos, las canteras de arena se están agotando y ahora es difícil extraer arena del suelo en muchos países. La solución es encontrarla en playas, en océanos, mares, ríos o arroyos; la arena del desierto, por sus características específicas, es inutilizable. En muchos países en desarrollo se han creado mafias que aprovechan el boom inmobiliario para vender a los promotores este recurso que extraen trabajadores ilegales. Se calcula que en India se extraen ilegalmente 2.000 millones de toneladas de arena.

La extracción incontrolada de arena está empezando a pasar factura. En los países del Sur, la extracción de arena de los lechos de los ríos y de las zonas costeras va acompañada de la erosión del litoral y de las riberas. Provocan la reducción de los deltas y la salinización de los acuíferos subterráneos, y amenazan la pesca de agua dulce, según el informe de la ONU.


En su informe de agosto de 2021, el IPCC prevé que el nivel del mar aumente entre 0,37 y 1,88 metros en 2100. El 70% de las playas del mundo ya se están erosionando. Cada vez son menos capaces de absorber el impacto de las tormentas.

Además, la extracción de la arena marina contribuye al calentamiento global al liberar los gases de efecto invernadero atrapados en los sedimentos, según el informe. "Conservar la arena en la costa puede ser, por tanto, la mejor estrategia de adaptación, por su bajo coste y eficacia", dice el informe.


¿Cuáles son las alternativas en el futuro?

En 2019, la ONU publicó un informe sobre la arena y el desarrollo sostenible para el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en el que se destacan los numerosos problemas relacionados con la sobreexplotación de la arena. El pasado mes de abril, un nuevo informe propuso "diez recomendaciones estratégicas" para evitar una crisis de la arena.


"Nos encontramos en una situación en la que las necesidades y expectativas de nuestras sociedades no pueden satisfacerse sin una mejor gobernanza de los recursos de la arena", afirmó Sheila Aggarwal-Khan, Directora de la División de Economía del PNUMA, en el prólogo del informe.

¿Cuáles son las alternativas al uso de la arena?

>> Utilizar materiales alternativos: plástico reciclado, tierra, bambú, madera, paja...

>> Fomentar el reciclaje sistemático de los residuos de la construcción,

>> Regular estrictamente las zonas donde se permite la extracción,

>> Reutilizar la arena de materiales reciclados, como el hormigón y los residuos mineros, en lugar de utilizar la arena natural,


>> Utilizar una solución de seguimiento de la obra para controlar mejor el consumo de arena, especialmente limitando el consumo de hormigón. Soluciones como Finalcad One permiten resolver rápidamente los defectos y evitar en la medida de lo posible los retrabajos, que son la principal razón del consumo excesivo de materias primas en las obras.


397 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page