area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

Si no quieres perder un dedo, no te pongas un anillo para ir a trabajar

El mecanismo típico de lesión es que un anillo queda atrapado en el borde de un objeto duro como el marco de una puerta, un peldaño de una escalera o un aro de baloncesto. Esto podría suceder durante una caída, al alcanzar algo o cuando la piel queda atrapada en una maquinaria o una herramienta.



En el caso de una caída, la persona sigue moviéndose sin darse cuenta de la situación y la fuerza de su propio cuerpo le inflige el daño a su dedo anular. A menudo, un trabajador que baja una escalera da un paso en falso. Aferrarse a los peldaños con ambas manos (3 puntos de contacto) es apropiado y puede evitarse una caída completa. Sin embargo, si el anillo se engancha en el peldaño, podría producirse una lesión grave en la mano. Las lesiones van desde desgarros cutáneos leves hasta amputaciones completas del dedo;


Como si este peligro no fuera lo suficientemente grave, tenga en cuenta que los anillos suelen estar hechos de metal y pueden conducir electricidad. Las personas que trabajan con o cerca de maquinaria energizada corren el riesgo de sufrir quemaduras eléctricas . Un ejemplo de esto sería usar una llave para quitar un cable de batería mientras usa un anillo en la misma mano. Si la llave entra en contacto con los terminales de la batería, la electricidad tomará el camino de menor resistencia a través de la llave y el anillo. En las famosas palabras de Johnny Cash, “ y arde, arde, arde, el anillo de fuego …”. La norma de la industria general de OSHA es muy clara sobre este tema:

1910.333 (c) (8) "Ropa conductora". No se pueden usar artículos conductores de joyería y ropa (como bandas de reloj, brazaletes, anillos, llaveros, collares, delantales metalizados, telas con hilo conductor o cascos de metal) si pueden entrar en contacto con partes energizadas expuestas. Sin embargo, tales artículos pueden usarse si se vuelven no conductores cubriéndolos, envolviéndolos u otros medios aislantes.


¿Cómo se pueden prevenir estas lesiones? Revise su entorno de trabajo y cree un Análisis de riesgos laborales (JHA). Esto le ayudará a determinar dónde existen estas exposiciones. En otras palabras, ¿están los empleados expuestos a peligros eléctricos u otros peligros que podrían agravarse si los trabajadores usan anillos? Subir escaleras u operar herramientas de mano podrían ser ejemplos. Tenga en cuenta que otras joyas también pueden ser peligrosas, piense en collares o aretes colgantes. El enfoque más seguro es exigir a sus empleados que se quiten los anillos temporalmente. La creación de “tareas sin timbre” o “zonas de trabajo sin timbre” puede resultar útil.

La conclusión es que llevar un anillo en un entorno así puede provocar una lesión grave, incluso una amputación. Quitarse las joyas es la respuesta clara, pero se necesita la participación de todos los empleados para tener éxito.


Para aquellos empleados que se oponen a quitarse el anillo de bodas, existen alternativas. Los anillos hechos para romperse (precortados) o los diseños hechos de silicona u otros materiales blandos no conductores están fácilmente disponibles.

Fuente: memic


859 visualizaciones