area.jpg
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
134195210_3644342969014077_2134063958416

Tornero anciano construye un banco para que su mujer con artrosis descanse durante los paseos

Todavía no existe una máquina capaz de cuantificar el amor, pero si existiera, Manuel la reventaría con un ligero soplido. Este jubilado de 82 años se ha convertido en todo un icono después de una bonita muestra de amor que ha robado el corazón de los vecinos de la zona, especialmente el de su mujer que sufre de artrosis, un terrible enfermedad que ataca los huesos.

La pareja de ancianos pasean juntos cada día por su barrio, pero desde hace ya un tiempo que su mujer de 79 años tiene muchas dificultades para completar el recorrido que solían hacer por culpa de la artrosis que padece. “Caminamos 900 metros. Pero ahora se cansa mucho y el problema es que no hay donde sentarse en dos kilómetros a la redonda”.


Tras ser consciente de las complicaciones de su mujer, Manuel solicitó al ayuntamiento de su municipio que pusieran bancos por la zona para que la gente mayor pudiera descansar. Sin embargo, hicieron caso omiso de esta petición y él, tras un año de espera, decidió tomar cartas en el asunto.


Ante la falta de respuesta a la petición de Manuel de poner un banco en la zona en la que pasea con su mujer. Este decidió construir e instalar un banco para que su mujer María, que está enferma, pudiese descansar durante sus paseos.

Manuel fue a una ferretería cercana a su casa para pedir palés de madera y puso en marcha sus conocimientos como carpintero y tornero. En un hora tenía montado un banco la mar de apañado que colocó enfrente de la cristalería de un establecimiento del barrio con el permiso del dueño. Lo hizo de noche para que su mujer no se diera cuenta. Al día siguiente, Manuel la llevó hasta allí para presentarle su regalo y para que pudiera descansar un rato. Ambos se fundieron en un abrazo, explica él.


La creación de Manuel ha causado auténtico furor entre los vecinos, que incluso le han pedido que construya más ante la inacción del Ayuntamiento. Sin embargo, él tiene claro que esta es su única obra ya que va dirigida exclusivamente a su mujer (aunque el banco sea utilizado a diario por mucha más gente). No está barnizado y el diseño no es el más refinado del mundo, pero difícilmente exista un banco más especial que este.


Fuente: lavanguardia


102 visualizaciones