top of page

AREA ACADEMICA DE METALURGIA

250472000_4511973448917687_7813699944648360438_n.png

[VIDEO] La Terrorífica Historia De Las Chicas Radioactivas

Le sacaron la muela por que le dolía pero el dolor no cesó y la encía no cicatrizaba, luego se le cayeron todas las muelas. Las llagas eran cada vez más dolorosas y el aliento apestaba porque se le estaban pudriendo la boca. Amalia Maggia, una veinteañera a la que llamaban Mollie, ya llevaba meses sin sonreír cuando dejó de hablar y pasó a comer lo mínimo. El dolor era insoportable. Luego el malestar se trasladó a la mandíbula, la cadera y bajó hasta los pies. Su boca se caía a pedazos. Literal. El médico le sacó el hueso de la mandíbula, tiró de él desde dentro de la boca sanguinolenta de Mollie. Se le quebraba en los dedos. El dentista estaba totalmente desconcertado. Lo que no sabían los médicos es que esta mujer "chupaba" el radio como caramelo en su trabajo ya que su jefe por ignorancia les decían que era inocuo. Y como brillaba, ella se maquillaba con él. Así se envenenaron miles de trabajadoras. Su muerte fue horrenda y tuvo consecuencias catastróficas.

Se había visto que el radio podía destruir tejidos humanos y se comenzó a utilizar para luchar contra los tumores cancerosos. En vista de que tenía propiedades curativas le buscaron otros usos: contra la fiebre del heno, la gota, el estreñimiento… Se vendían en las farmacias píldoras y vendajes radiactivos, había balnearios y clínicas para tratarse con radio. Se vendían jarras revestidas con este elemento que convertían en radiactiva el agua: se recomendaba tomar entre cinco y siete vasos diarios. Tonificaba, rejuvenecía. Era un agua muy cara: a unos 3700 dólares de hoy el litro.

↓↓ AQUI EL VIDEO ↓↓


1251 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page